domingo, 21 de abril de 2013

Quiche de trigueros silvestres y gambas

Llevaba yo tiempo dándole vueltas a esto de las quiches y nunca me había animado. ¿Sería la falta de molde?. Posiblemente.
 
Y ahora que Alberto me ha regalado unos trigueros,  ¿cómo que qué Alberto?. Pues mi Alberto, el lado más dulce del restaurante Almanzor, ¿os acordáis?, si no os acordáis pinchad aquí. Bueno, pero tengo que aclarar que aunque me los ha regalado Alberto, a él se los ha dado su hermana (Hermi) y los ha cogido su cuñado Antonio (el marido de su hermana), el de Barcarrota (menudo popurrí), el que me coge también los negritos (¡ah!, y unos cardillos que tengo en reserva para otra receta...).
 
Pues eso, que me ha parecido lo más oportuno el darles un tratamiento "especial": una quiche. Pero con un problema: nunca he hecho quiches.
 
Asi que a buscar por internet, a preguntar a amig@s virtuales... Y al final me he quedado con varias ideas.
 
La primera es de Guanche Loco en cuanto al molde se refiere (hace antes la pasta brisa, desmolda y finalmente hace la quiche en abierto, o así me ha parecido).
 
Otra idea me la ha dado Evelyne Ramelet, sobre todo en las proporciones (aunque las he retocado un poquito). Gracias Evelyne.
 
Pero a quién tengo que dar más gracias es a mi Maricruz, mi guisadora, vamos que como se nota que eres la Presidenta de mi Club de Fans... jajaja. ¡Qué se te ve el plumero amiga!. No me digas esas cosas bonitas por el facebook que me vengo arriba... Gracias por tu confianza en mí. Ha sido fundamental. De verdad. Ya me dirás que te parece el resultado.
 
Pues nada. Manos a la obra, digo a la receta (enseguida me sale mi vena de ingeniero). Espero que os guste.
 
Ingredientes (4 personas):
 
1 masa brisa redonda preparada (230 gr.)
130 gr. de espárragos trigueros silvestres
150 gr. de gambas blancas (pueden ser congeladas)
1 cebolla blanca
4 huevos
200 cc. de nata líquida (18% M.G.)
Sal común
Pimienta negra
Aceite de oliva
 
Preparación:
 
Comenzamos por preparar la base de la quiche. Para ello estiramos la masa ya preparada. Mojamos bien el molde con un poquito de aceite de oliva y colocamos la masa sobre el molde.
 
 
Repasamos el contorno con un rodillo para cortar el sobrante y pinchamos la base con un tenedor.
 
 
Colocamos un papel de aluminio sobre la base y rellenamos con legumbres (para que no se nos levante la masa una vez que la horneemos).
 
 
La introducimos en el horno precalentado a 200 ºC entre 10 y 15 minutos. Pasado este tiempo, la sacamos del horno retiramos las legumbres y el papel de aluminio.
 
 
Volvemos a introducir en el horno otros 10-15 minutos más, estando atentos para que no se nos queme. Sacamos del horno. Ya tenemos hecha la base de la quiche.
 
 
Dejamos enfriar 10 minutos y, con mucho cuidado la sacamos del molde. Reservamos.
 
 
Mientras que se está haciendo la base de la quiche, picamos una cebolla blanca en brunoise fina, sazonamos y la pochamos hasta que esté bien caída y ligeramente dorada (unos quince minutos a fuego medio-bajo).
 
 
Cortamos, lavamos y escurrimos los espárragos trigueros. Reservamos.
 
 
Cuando esté la cebolla en el punto deseado, incorporamos los trigueros. Rectificamos de sal. Envolvemos bien y dejamos hacer a fuego medio unos tres minutos. Reservamos.
 
 
En un cuenco echamos las yemas de los cuatro huevos y las batimos ligeramente a mano con la ayuda de un tenedor (no es conveniente montarlas mucho para que se mantenga finalmente la quiche jugosa).
 
 
Añadimos las yemas, las batimos e incorporamos la farsa que hemos hecho con la cebolla y los trigueros pochados, y la nata líquida. Añadimos también unas vueltas de pimienta recién molida.
 
 
Envolvemos todo bien. Reservamos.
 
 
Colocamos la base de la quiche en una bandeja de horno sobre un papel sulfurizado y la rellenamos con la farsa, poniendo finalmente por encima las gambas peladas (en caso de que sean congeladas, las habremos descongelado previamente y secado bien, para que no aporten agua a la receta durante su cocción).
 
 
Introducimos en el horno precalentado a 200 ºC durante treinta minutos. En cualquier caso estaremos atentos para que no se nos queme. Pasado este tiempo pinchamos con una aguja y si sale seca, ya está. Sacamos del horno y lista para servir. Bien en caliente o dejando atemperar.
 
 
Presentación:
 
Pasamos con mucho cuidado la quiche a un plato circular y llevamos a la mesa para servir.
 
Quiche de trigueros silvestres y gambas.
 
O bien, con la ayuda de un cuchillo cortamos las porciones que deseemos y emplatamos individualmente, acompañando de unas hojitas de rúcula.
 
Quiche de trigueros silvestres y gambas.
 
Espero que os haya gustado. Mucho sabor, bien cuajada pero jugosa. A mi me parece que esto va a ser como el final de Casablanca: "presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad..."
 
Saludos. 
 
 
 

22 comentarios:

  1. ¡¡Enhorabuena Jose, te quedó de escándalo, la única diferencia es que yo no saco la pasta del molde, pero desde luego se ve impresionante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guanche loco. Ya me parecía a mi que no la sacabas, jejeje.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¿Ves tú como no tengo más remedio que ser la Presidenta de tu Club de Fans, Romero mío, Romero de mis amores? Nunca he horneado una quiche fuera del molde, ole tú!!
    Otra receta sencilla, elevada a la categoría Premium :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la combinación de gambas con espárragos, deliciosa. Bss.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hombre de poca fe.....yo no tenía ninguna duda!
    Es una pasada de quiche y muy primaveral, me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel.
      Tenía muchas dudas, de verdad. Es la primera que hago.
      Menos mal que busque en otros blogs y me dieron algunas pistas por el facebook.
      Saluditos.

      Eliminar
  5. Uffff qué rica y que corte tiene madre mia!!!
    Al final no se si e lo egaló Alberto, su cuñada o hasta yo, vaya líooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Es verdad, vaya lío.
      Ya le diré a Alberto que para la próxima (si hay otra) aclare de quien viene el regalito.
      Saludos.

      Eliminar
  6. eso tiene que estar de muerte lenta, me copio el relleno porque yo la suelo hacer sin base esta rica igualmente se hace mas rapido y se restan calorias, si quieres pasate y ve las que tengo publicadas


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, lamento decir que hay que hablar en tiempo pasado: estaba, estaba...
      Sin duda alguna sin base restas calorías. Igual es más complicado el emplatado ¿no?.
      Y aunque se lleve tiempo, la mayor parte de él es en el horno, por lo que la receta no te entretiene mucho.
      Bueno voy a dar una vuelta a ver que tienes.
      Besitos.

      Eliminar
  7. Que buena idea me has dado, para gastar los espárragos trigueros, cogidos en el campo, que tengo en casa. Me gusta mucho.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  8. Que re buenaaa y una idea estupenda para hacerla con otros productos...!!! :)

    ResponderEliminar
  9. tiene una pinta excelente, esta de 10!
    besos
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Me vas a sacar los colores...

      Eliminar
  10. Tiene una pinta fantástica!! ahora que le has cogido el rollo veras cuantas quiches nos vas a regalar!! Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiiiiiiiii.
      Ya tengo más de una idea.
      Gracias Helena.

      Eliminar
  11. alberto (tu alberto del Almanzor)24 de abril de 2013, 22:12

    pues esta muy bien las explicaciones de quien te regala los negritos los trigueros y los carrillos pero la verdad es que a mi cuñado antonio el marido de mi hermana hermi se le une a la recogida y posterior regalo a boecenciami cuñado pico el de valdepielagos y marido de mi hermana pili

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto, corazón.
      Entonces, esta va por Pico, el de Valdepiélagos.
      Saludos a ti, a él y a Pili (y al resto de familia).

      Eliminar