miércoles, 9 de abril de 2014

Bizcocho de garbanzos y chocolate con nueces a la naranja

Me había dicho mi mujer que una compañera suya del gym hacía un bizcocho con garbanzos cocidos y chocolate. A mi me pareció un poco "irreal" pero le dije que me pasara la receta.
 
Ha costado que nos la de, y no por celo, si no porque entre unas cosas y otras o se la olvidaba a la amiga o se le olvidaba recordárselo a mi mujer.
 
Y por fin llegó. Y a esto que me pongo a buscar por internet con las palabras clave "garbanzos y chocolate", por ver si había algo... y no es que haya algo, es que es una pasada todo lo que hay. ¡Y yo que pensaba que este bizcocho no era normal!
 
Y al final, como siempre, he preparado un remix entre la receta de Rosita (la compañera de mi mujer), la de directo al paladar y alguna que otra más de la red con un pequeño tuneo para que mi compi, Marisa, pueda comerlo sin problemas.

Bizcocho de garbanzos y chocolate con nueces a la naranja.
 
Ingredientes (para 10 porciones generosas):
 
200 gr. de garbanzos cocidos escurridos
1 plátano maduro (90 gr. pelado)
2 naranjas de zumo
3 huevos de gallina
90 gr. de cacao en polvo
8 gr. de levadura química (impulsor)
2 cucharadas soperas (20 cc.) de edulcorante
50 gr. de nueces peladas
Azúcar glas

NOTA: con estas cantidades salen 800 cc. de masa para hornear.

Preparación:
 
Sacamos los garbanzos del bote, los lavamos en chorro de agua y escurrimos.

 
Por otra parte, rallamos las naranjas y reservamos la ralladura.

 
Preparamos un zumo con  las dos naranjas, obteniendo unos 150 cc. Reservamos.

 
Pelamos el plátano y lo cortamos en rodajas. Reservamos.

 
Introducimos en el vaso de la thermomix los garbanzos, el plátano, el zumo y la ralladura de las naranjas; y trituramos 30 segundos progresivamente de velocidad 5 a 10.

 
Limpiamos las paredes del vaso con una espátula de goma. Volvemos a cerrar el vaso y en velocidad 4 vamos añadiendo los huevos, de uno en uno hasta que obtengamos una masa homogénea (y muy poco densa).

 
Retiramos la tapa, volvemos a limpiar las paredes con la espátula de goma y añadimos dos cucharadas de edulcorante líquido, el cacao en polvo y el impulsor.

 
Batimos a velocidad 6 durante quince segundos.


Añadimos las nueces picadas y envolvemos con una espátula de goma.

 
Por otra parte, pulverizamos aceite de oliva por las paredes (borde y fondo) de unos moldes de silicona y vertemos la mezcla.

 
 
Introducimos los moldes en el horno precalentado a 180ºC durante 40 minutos. Pasado este tiempo sacamos los moldes del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 
Una vez fríos desmoldamos y, a comer...
 
Presentación:
 
Bien enteros, bien en porciones, sobre un plato con un poquito de azúcar glas espolvoreada por encima, y a ver quién dice que lleva garbanzos cocidos...

Bizcocho de garbanzos y chocolate con nueces a la naranja.

OBSERVACIONES: aunque la receta la he sacado de varias fuentes y casi todas coincidían en cantidades, he de deciros que, para mi gusto, el bizcocho ha salido un poco "blando" especialmente por la base, y como ligeramente "húmedo", lo que ha hecho que se desmoldara con dificultad o incluso llegara a desmoronarse en parte. Aún con este "fallo", os pongo la receta con las proporciones que he empleado, y ya os diré cuando la repita, aunque entiendo que igual tengo que echar menos zumo, como la mitad (solo el de una naranja), o que los huevos sean más pequeños. Ya os contaré.

En cualquier caso: ¡Buen provecho!.
 
 
   200 gr.     Garbanzos cocidos 0,43 €   
       1 ud.     Plátano
 0,20 €   
       2 ud.     Naranjas de zumo
 0,50 €   
       3 ud.     Huevos de gallina
0,55 €   
     90 gr.     Cacao en polvo
 1,21 €   
       8 gr.     Levadura química
 0,20 €   
    20 cc.     Edulcorante líquido
 0,90 €   
     50 gr.     Nueces peladas
0,70 €   
      Azúcar glas
0,01 €   
Coste total……….…………..
 4,70 €
Coste por ración…………………..
 0,47 €
 
 
 
 
 

miércoles, 2 de abril de 2014

Sopa fria de remolacha con salmón ahumado y mango

Pensando en el verano este platillo puede servirnos como ensaladita fresquita o incluso como plato de cuchara, como si se tratara de un gazpacho o un salmorejo.
 
Cómo prácticamente todas las recetas de la sección #eltontodelbote, partimos de productos ya preparados y, tuneando ligeramente (o no tanto) procedemos a su ensamblaje. Se trata de una receta rápida y saludable, para cuando no tienes tienes tiempo o no te apetece pero quieres quedar bien.
 
Sopa fría de remolacha con salmón ahumado y mango.
 
Igual a algún@ de vosotr@s no os hace mucha gracia el sabor de la remolacha, pero os aseguro que es una buena combinación entre el sabor dulce y a tierra de ésta junto con el ahumado del salmón, el amargor del berro y el toque exótico del mango.
 
Probadlo y me decís, ¿de acuerdo?.
 
Ingredientes (4 personas):
 
500 gr. de remolacha cocida
200 gr. de salmón ahumado
100 gr. de mango maduro
Berros (Nasturtium officinale)
Alcaparras
Cebolla morada
10-15 cc. de vinagre de Jerez
50 cc. de aceite de oliva
Sal común
 
Preparación:
 
Podemos partir de un bote de remolacha, o cortada en rodajas o en tiras, pero como las vamos a triturar, casi es mejor emplear las que vienen envasadas al vacío (aunque no sea "bote") pues salen más económicas.
 
 
Abrimos la bolsa y vaciamos el contenido en un cuenco, incluso el caldo que llevan, y las cortamos en trozos ni muy grandes ni muy pequeños.
 
 
A continuación los introducimos en la thermomix (si no tenéis este robot "diabólico", pues triturarlo con la batidora a máxima potencia) y trituramos empezando por velocidad 3 un par de minutos. Abrimos la tapa, bajamos con la ayuda de la lengua (de goma, eh) los trozos que quedan en los bordes del vaso y volvemos a triturar a velocidad 3 un minutos. Añadimos 50 cc. de agua y pasamos a velocidad 6 un minuto más para terminar a máxima velocidad dos minutos más.
 
 
(NOTA: es posible que tengáis que añadir algo más de agua para que se puede triturar bien y adquirir una textura cremosa, a vuestro gusto)
 
Abrimos la tapa del vaso y añadimos 50 cc. de aceite de oliva, dos cucharadas soperas de vinagre de Jerez (al gusto) y una pizca de sal. Trituramos tres minutos a máxima potencia para emulsionar el aceite y conseguir una textura cremosa.
 
 
Reservamos en un cuenco dentro del frigorífico hasta que esté fría.
 
 
A continuación pelamos el mango, retirando el hueso interior y cortando en dados.
 
 
Los introducimos en el vaso de la batidora y trituramos a máxima potencia.
 
 
Reservamos en el frigorífico, bien en un cuenco o ya dentro de un biberón (que luego utilizaremos para la presentación).
 
 
Justo antes de montar el plato, sacamos el salmón y lo loncheamos (si ya bien en lonchas, eso que nos ahorramos).
 
 
Presentación:
 
Si queremos presentarlo como una ensaladita, ponemos en el centro de un plato llano la crema de remolacha formando un círculo, encima las lonchas de salmón junto con unas alcaparras, juliana de cebolla morada y unos berros. Terminamos con unas gotas de puré de mango.
 
Sopa fría de remolacha con salmón ahumado y mango.
 
Pero si os apetece más un plato de cuchara, en un plato hondo ponemos la sopa fría de remolacha y en el centro el salmón, en esta ocasión picadito, con los mismos ingredientes y terminando con un chorretón de aceite de oliva.
 
Sopa fría de remolacha con salmón ahumado y mango.
 
Y en cuanto al precio, si no fuera por el salmón ahumado... baratito, baratito...
 
 
   500 gr.    Remolacha cocida y pelada 1,10 €   
   200 gr.    Salmón ahumado 9,40 €   
   100 gr.    Mango maduro 0,75 €   
     10 cc.    Vinagre de Jerez 0,05 €   
     50 cc.    Aceite de oliva 0,15 €   
     Berros 0,20 €   
     Alcaparras 0,10 €   
     Cebolla morada 0,10 €   
     Sal común 0,01 €   
Coste total…………………….
11,86 €   
Coste por ración…………………..
2,97 €   
 
 

domingo, 30 de marzo de 2014

Restaurante DOÑA FILOMENA: tradición.

Me encanta cuando algún amig@ me llama y me dice:
 
- José, ¿conoces el restaurante XXXX?.
- No.
- Pues te voy a llevar. Ya verás que maravilla.
 
Y así ha ocurrido con el restaurante Doña Filomena, en Coslada. Hace unos días quedé con un par de amigos y me descubrieron este restaurante apartado del "mundanal ruido".
 
 
Restaurante clásico, dónde las apariencias engañan... De las manos de Santiago Barrajón, chef-propietario del restaurante, pudimos disfrutar de una comida clásica. De las de antes. De las que siguen gustando hoy.
 
Comenzamos con una ensalada de tomate raf con ventresca de bonito, aliñada con aceite de olive virgen extra y cebolla babosa. Buen tomate y mejor ventresca. Sabor...
 
 
Compartimos unas navajas extras gallegas a la plancha. Con un aceite de perejil que les daba su punto. Personalmente me gustan menos hechas pero al resto de comensales les parecieron correctas... ¡Y sin una pizca de tierra!.
 
 
Santiago nos recomendó los langostinos de trasmallo. ¡Un acierto!. Recién cocidos. En su punto de sal. De carne firme... ¡De lo mejorcito!.
 
 
Con los segundos hicimos lo mismo COMPARTIR. Así nos metimos entre pecho y espalda una lubina salvaje a la espalda, donde los piñones que acompañaban le daban un toque especial.
 
 
Y después una carne EXQUISITA: churrasco de buey norteño  (alta maduración). Se notaban los 60 días de maduración en cámara. ¡Qué sabor!. Para parecer el restaurante una marisquería, lo mejor la carne (sin menospreciar el resto). Acompañada de unas patatas recién fritas con pimientos verdes italianos.
 
 
No nos pudimos resistir a los postres y tomamos:
 
- Piononos de Santa Fe (Granada).
 
 
- Filloas braseadas con orujo.
 
 
 
- Y piña natural.
 
 
Perfectamente recomendable, tanto por calidad como por el precio (asequible, aunque ya sabemos que la calidad se paga...). Se aparca bien. Os recomiendo reservar pues tiene muy poquitas mesas (pero que muy poquitas).