lunes, 9 de marzo de 2015

Tartar de salmón con jengibre, huevas de arenque y ensalada de acelga roja

No hace mucho han abierto cerca de casa una tienda de productos ecológicos a granel (y alguna cosa más...) y, para los tiempos que corren, está siendo francamente un éxito: siempre hay gente.
 
Y no es de extrañar, porque en PEPITA & GRANO (C/ Santa Engracia nº 77) la calidad es lo primero. Ya se encargan de eso Cristina y Gustavo.
 
 
Todo tipo de legumbres: lentejas (francesa, roja, castellana, caviar...), garbanzos, alubias, arroces..., frutos secos, frutas secas y azucaradas (coco, mango, kiwi, jengibre...).
 
Después de haber probado varios de sus productos, hoy me he animado a hacer una mezcla entre tradicional y dulce a la vez: un tartar de salmón, con jengibre (en lugar de utilizar el clásico wasabi), pero en este caso dulce.
 
El resultado ha sido sorprendente. Os animo a probarlo.
 
Ingredientes (4 personas):
 
500 gr. de salmón fresco (congelado)
1 aguacate mediano
70 gr. de jengibre caramelizado
1 lima
Cebollino
Huevas de arenque
 
Para la ensalada:
100 gr. de acelga roja (solo hojas)
AOVE ecológico Baeturia (variedad carrasqueña)
1 cda. mostaza de Dijon
Sal maldon
 
Para la mahonesa:
4 huevos de codorniz
1 cda. vinagre de arroz
Aceite de oliva
Sal común
 
Preparación:
 
Descongelamos los lomos de salmón. cortamos en dados pequeños. Introducimos en un cuenco y reservamos.
 
 
Cortamos el jengibre caramelizado y daditos lo más pequeños posible (es un poco laborioso, sobre todo porque al estar caramelizado, se pega al cuchillo, pero merece la pena). Reservamos.
 
 
Pelamos un aguacate y cortamos en daditos más pequeños que los del salmón. Introducimos en el cuenco junto con el salmón y añadimos el zumo de media lima.
 
 
Preparamos una mahonesa con cuatro huevos de codorniz, una cucharada de vinagre de arroz, una pizca de sal común y aceite de oliva hasta conseguir una textura que no sea muy densa.
 
 
Añadimos dos cucharadas de mahonesa al cuenco junto con el salmón, el aguacate y el jengibre y envolvemos todo bien. Reservamos en el frigorífico hasta el momento de emplatar.
 
 
Mientras tanto, lavamos las acelgas rojas, separamos las hojas de la penca, reservamos éstas y cortamos las hojas en tiras muy finas.
 
 
Preparamos una emulsión con aceite de oliva virgen extra Baeturia de la variedad carrasqueña, una cucharada de mostaza de Dijon y una pizca de sal. Aliñamos las tiras de acelga roja.
 
Listo para emplatar.
 
Presentación:
 
En un plato llano colocamos en la base del mismo la ensalada de hojas de acelga roja aliñadas y encima el tartar de salmón. Rematamos con una quenelle de huevas de arenque. Un poquito de cebollino recién picado alrededor y unas gotas de AOVE ecológico Baeturia le van de maravilla.
 
Tartar de salmón con jengibre, huevas de arenque y ensalada de acelga roja.
 
Os recomiendo comer de todo a la vez. Ya veréis que contrastes... ¡Ah!, y si os gusta el jengibre, no dudéis en picarlo un poquito más gordito de lo que yo lo he hecho...
 
¡Buen provecho!.
 
 
 

4 comentarios:

  1. Una receta sorprendente, ROMERO!
    El gengibre caramelizado me apasiona, dulce y picante a la vez mmm...
    Una preguntita: lo de los huevos de codorniz ¿es por algo en especial?
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guisadora.
      Y lo de la codorniz, aparte de que por tamaño sale menos cantidad, diremos que por exotismo... (que quede entre tu y yo...)
      ;-)
      Besitos.

      Eliminar
  2. Siempre he admirado a los Maestros, sea el ramo que sea, así que tú ya eres mi Maestro cocinero desde hace años. Lo has bordado, pues de un clásico haces un gran plato, sencillo y asequible.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malagueto, muchas gracias.
      Me abrumas...
      Saludos.

      Eliminar