lunes, 5 de mayo de 2014

Restaurante Aq: suma y sigue...

AQ es la suma de Ana y Quintín, primero fueron compañeros, después amigos, mas tarde pareja, luego fueron padres y finalmente socios. Hoy son todo eso y más.
 
 
Pretenden hacer el restaurante donde les gustaría ir a comer, donde poder disfrutar y hacer disfrutar a sus amigos y clientes, una cocina sencilla, basada en el sabor, sin florituras, sin fuegos artificiales, una cocina  basada en la tradición, en la  temporada y en el recuerdo, donde en los pequeños detalles estén las grandes diferencias.
 
 
Y no es que lo diga yo... (www.aq-restaurant.com)
 
Para ello, la mejor forma de acercarse a su cocina es la del menú degustación, es por eso que ofrecen 2 propuestas diferentes:
 
- El MENÚ GRAN, un menú largo y estrecho, cocina de temporada donde se combinarán las nuevas propuestas con otros platos que han gustado mucho desde sus inicios.
 
- El MENÚ PÊTIT, un menú un poco mas corto para los que quieran darse un banquete con un poquito de aquí y otro poquito de allá.
 
Y al igual que están involucrados en su cocina, lo están con el entorno. Imparten cursos de cocina, traen otros cocineros a su restaurante en forma de "jornadas", organizan catas comentadas... Y ahora, están con las Jornadas de la Tapa.
 
 
Es una pena porque durante las jornadas de la tapa no preparan el Gran Menú. Nos tuvimos que conformar con el Pêtit, eso si, nos incluyeron al menos alguna tapa y un postre más que nos dio a conocer un poco mejor su cocina.
 
Perfectamente sorprendente y recomendable. Ana, de la mano de Quintín, nos ofreció el siguiente menú.
 
Un pan caliente, crujiente y fino como si de cristal se tratase llega a la mesa para que lo vayas acompañando de un magnifico aceite de la variedad arbequina de La Boella.
 
 
Como primer aperitivo, una CREMA DE ZANAHORIA THAI CON JENGIBRE Y ENELDO. Muy ligera y de textura suave, aunque con una dominancia extrema del jengibre. A mi me gusta, pero puede haber paladares para los que les sorprenda en "exceso".
 
 
El segundo aperitivo, también sacado del menú de tapas, fue una CROQUETA DE BOLETUS Y BUTIFARRA. Crujiente marcado que le aporta el panko y de sabor marcado a butifarra. En su punto de cremosidad y temperatura.
 
 
Comenzamos el MENÚ PÊTIT con una OSTRA DEL DELTA CON GRANIZADO DE MANZANA VERDE Y RALLADURA DE CÍTRICOS. Fresco. buen comienzo para limpiar y preparar las papilas gustativas para los siguientes platos...
 
 
A continuación un CEVICHE DE CIGALAS Y VERDURAS, muy ligero y con la acidez justa para ensalzar la cigala. El toque crujiente de las verduras (coliflor) y las huevas de salmón realzan aún más el plato.
 
 
Como plato de cuchara, nos ofrecieron una SOPA DE PULPO CON TALLARINES DE CERDO Y VERDURAS. Mar y montaña: unas finas láminas de oreja de cerdo cocida que esconden las verduras y que terminan en mesa con un caldo ligeramente reducido de la cocción del pulpo.
 
 
 
No podíamos irnos sin probar un clásico de la casa: PULPO, PATATAS Y HUEVO, como si fuera un coulant. Una vez el plato en mesa solo hay que apretar suavemente para romperlo y que fluya la cremosa yema de huevo. Envolvemos todo y... a disfrutar.
 
 
 
 
Dentro del menú pêtit, ofrecen un pescado del día en escabeche. Hoy tocaba RAPE A LA PLANCHA CON ESCABECHE EMULSIONADO Y TIRABEQUES. En su punto, tierno y jugoso...
 
 
Finalmente, dentro de los platos salados, te dan a elegir dos opciones. Como era de esperar, pedimos las dos, y a cual mejor...
 
Uno se decantó por la CARRILLERA DE ATÚN CON JUGO DE CARNE Y PATATAS PAJA. De sabor potente. Graso. Jugoso. en su punto. Otra delicia (como el resto).
 
 
Y el otro por el ASADO DE TIRA DE WAGYU CON LECHUGAS. Carne de sabor contundente a la que le acompañan a la perfección las hojitas de lechuga frescas.
 
 
La comida la acompañamos de un vino blanco de la tierra, de la variedad Sauvignon blanc. COSMIC Sauvignon blanc 2013. Un vino que nos sorprendió inicialmente por sus aromas a albaricoque y frutos tropicales y su sabor fresco, con acidez equilibrada. Muy interesante, aunque a lo largo de la comida se fue quedando un poco corto (por la potencia de los platos, para nada achacable al vino).
 
 
Para acompañar los postres, otro vino de Cosmic vinyaters, el COSMIC Essència 2013, monovarietal Samsó Blanc. Hecho con una parte sobremadurada, otra con mosto cocido y otra fresca, presenta un color ambarino oscuro seductor, con una nariz dulcemente elegante que no empalaga, y una boca ácida pero equilibrada con toques dulzones y de melocotón de viña. Pena que solo saquen 592 botellas, aunque pensándolo bien, igual está ahí la gracia...
 
 
En cuanto a los dulces, comenzamos con una CREMA DE MARACUYÁ Y YOGURT CON HELADO DE COCO. Y, aunque las comparaciones sean odiosas, me recuerda al lema de la Real Academia Española: LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR. No se puede comenzar mejor que con un contraste agridulce. O si no mirad el resultado...
 
 
A continuación un dúo: COULANT DE TURRÓN CON HELADO DE ALBARICOQUE. No voy a deciros nada de la cremosidad, textura y sabor de ambos. Creo que con ver las fotos sobran palabras...
 
 
Y para terminar un café. Buen café solo (y el que lo quiera, con hielo).
 
 
Solo echamos en falta unos petits fours como acompañamiento. Igual es que no los ponen por costumbre. Igual se les pasó porque el restaurante estaba lleno (cosa de la cual me alegro. Se lo merecen)... en cualquier caso, para recomprobarlo: VOLVEREMOS, nos están esperando nuestros amigos en la mesa.
 

Y vosotros, ¿a qué estáis esperando...?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada